martes, 16 de julio de 2013

ESCAPULARIO DEL CARMEN

El Escapulario es uno de los mayores tesoros de la familia Carmelitana. Esencialmente, el Escapulario es el mismo hábito del Carmelita simplificado y reducido a la mínima expresión para comodidad de los seglares.. Cuando a alguien le es impuesto, entra a formar parte de la gran familia del Carmelo, que está dedicada al servicio de Nuestra Señora para el bien de toda la iglesia. Por ello cada mes de julio Lima se reviste del hábito marrón y del santo Escapulario, que llevan sus devotos como muestra de su total filiación y confianza a la “Mamita del Carmen” –como lo llaman sus fieles.


Su Historia
La Virgen del Carmen como muestra de su amor, protección y presencia en la vida de cada uno de sus hijos e hijas, nos da su SANTO ESCAPULARIO. Es una “Señal” del cuidado y solicitud con que ella vela por sus hijos. Ella se hace nuestra Patrona, cuida de nosotros como madre y hermana. Madre, porque nutre la vida divina en nosotros y nos enseña el camino hacia Dios. Hermana, porque camina con nosotros en el viaje de transformación invitándonos a hacer nuestra su propia repuesta; “Hágase en mí según tu palabra”. La tradición nos cuenta que, Simón Stock General de los carmelitas, hacia la mitad del siglo XIII invoca a María, lleno de ansiedad y preocupación por el futuro de le Orden y hasta nos ha trasmitido su oración confiada e ingenua.